Xi’an, los guardianes de piedra

Aunque Xi’an es mundialmente conocida por sus famosos Guerreros de Terracota, hubo un tiempo en el que este enclave competía con Roma por el título de mayor ciudad del mundo. Dos mil años han pasado desde aquello, tiempo en el que Xi’an ha vivido la transformación de China y sobrevivido a numerosas dinastías que han dejado un legado de miles de monumentos y restos arqueológicos.

Se sabe que Xi’an estuvo habitada hace medio millón de años. Inicialmente conocida como Chang’an, en el año 202 a.C. comenzó su época de máximo esplendor: derrocada la dinastía Qin, Liu Bang, cabeza de la dinastía Han, decidió establecer en este emplazamiento la capital del imperio. Destino final de la Ruta de la Seda, Chang’an se convertiría en uno de los enclaves comerciales y culturales más importantes del mundo, llegaría ser la ciudad mas grande del planeta, en la que ciudadanos chinos convivían con comunidades persas y centro-asiáticas.

Con el declive de la dinastía Tang, la ciudad perdería su esplendor, aunque recuperó cierta importancia durante la dinastía Ming: se construyeron nuevas murallas y la ciudad fue renombrada como Xi’an.

 xian slide (2)  

Que hacer en… Xi’an

  • Guerreros de Terracotaa
  • El Monte Hua -además de su interés cultural- es atractivo para los amantes del senderismo
  • Las murallas de la ciudad
  • Pagoda del Gran Ganso
  • La Gran Mezquita, una de la mayores de China, y pasear por sus jardines hasta la torre del tambor
  • Pasear por las callejuelas del barrio musulmám

Los Guerreros de Terracota fueron descubiertos casualmente en 1974 por dos campesinos que poco sospechaban de los seis mil soldados -a tamaño natural y con sus caballos- dispuestos para la batalla desde hace más de dos mil años. Al parecer, el emperador creía que enterrando sus guerreros seguiría teniendo las tropas bajo su ordenes. Cada una de las estatuas tiene rasgos diferenciadores como bigotes o peinados, además de representar diferentes edades y etnias. Los uniformes muestran los rangos militares a los que pertenecen y se sabe que cada soldado portaba un arma, ahora desaparecidas debido a los saqueos. Curiosamente, las figuras son de colores vivos y brillantes, pero este color se pierde tras aproximadamente cinco horas de exposición al aire, debido a la oxidación. Actualmente, a la espera de una técnica que permita mantener los colores originales, se ha pospuesto la excavación de nuevos guerreros. El museo que acoge los Guerreros se encuentra a 30 km de Xi’an.

La otra gran atracción turística de Xi’an la constituye probablemente la gran pagoda del ganso salvaje, construida en el siglo VII para acoger una serie de importantes textos budistas. La pagoda original se derrumbó al poco de su construcción (debido a su endeble estructura, en la que se empleo principalmente barro). Entre el 701 y el 704 fue reconstruida con una altura total de diez pisos, guerras y batallas hicieron que se perdieran tres de ellas, quedando reducida a las siete plantas que presenta en la actualidad.

Actualmente son pocas las ciudades Chinas que poseen la totalidad de su muralla, y la de Xi’an es seguramente la mejor conservada de todo el país. Construida en el siglo XIV para proteger a la ciudad de las tribus bárbaras, tiene una extensión de 14 km y una altura de 12 metros.

El distrito musulmán de Xi’an también merece una parada por parte del viajero. En él, además de interesantes calles, se encuentra una de las mayores mezquitas de de China: la Gran Mezquita de Xi’an.

Guerreros de Terracota