Se dice que allá por el siglo XIII, cuando Marco Polo llegó a Hangzhou y admirado por su belleza y elegancia, se refirió a ella como la “ciudad celestial”.

More