Shanghai, ventana al mundo

La Municipalidad de Shanghai, en el delta del río Yangtze, es la ciudad más poblada de China y una de las más pobladas del mundo con más de 20 millones de habitantes.

Shanghai comenzó su crecimiento en el siglo XIX gracias a su localización estratégica como puerto de mar, así como por el Tratado de Nankín (1842), que forzaba a este enclave a abrirse al tráfico internacional. Shanghái floreció como eje comercial entre China y las potencias coloniales y como nodo financiero y comercial a partir de 1930, un crecimiento que se detuvo con la Guerra del Pacífico y posteriormente la revolución y guerra civil. En la década de los 90, sin embargo, Shanghái experimentó un espectacular crecimiento financiero, siendo sede de numerosas empresas multinacionales y vanguardistas rascacielos. Actualmente es el mayor puerto del mundo por volumen de mercancías.

 Shanghai Slide (15)  

Que hacer en… Shanghai

  • Pasear por el Bund, punto de encuentro entre oriente y occidente
  • Revivir los orígenes de China en Xintiandi y acabar en los bares de moda
  • Perderse por el barrio francés
  • Subir a uno de sus rascacielos
  • Visitar el templo del Buda de Jade
  • Visitar los jardines de Yuyuan
  • Ir de compras en Nanjing Road

 

Toda visita a Shanghai conducirá inevitablemente al Bund, nombre que los británicos dieron al malecón de la ciudad y donde la arquitectura colonial resiste al paso del tiempo majestuosamente, destacando el edificio de la antigua Aduana o el antiguo Banco de Hong Kong.

Sin embargo, la parte más reconocible de Shanghai la constituyen sus numerosos rascacielos, siendo los más famosos los que se erigen en el distrito de Pudong. El Shanghai World Financial Center es el edificio más alto de China y -posiblemente- el más polémico; la apertura que lo corona (como solución arquitectónica a la presión del viento) era en un primer diseño circular y el sol naciente debía encajar en él, recordando así la bandera de Japón. Esto, unido a que el edificio pertenece a una empresa japonesa, provocó protestas y presiones que desembocaron en la actual forma trapezoidal. El Jin Mao, por el contrario, es todo un orgullo para la población china: sus formas inspiradas en las de una pagoda, combinan modernidad y tradición a lo largo de sus 88 pisos. Ambos edificios pueden ser visitados y ofrecen a los turistas una espectacular vista aérea de la ciudad. También en el distrito de Pudong se haya la famosa Torre de la Perla Oriental, en la que cinco esferas de colores rosados se ensartan en una majestuosa columna. La Torre de la Perla dispone de un restaurante giratorio a casi 300 metros de altura.

El distrito Xintiandi se ha convertido también en una de las zonas preferidas por los viajeros, los bares de moda y las tiendas más lujosas se encuentran en sus calles, reconstruidas según la arquitectura tradicional con tanto acierto que uno se creería de vuelta en el tiempo. Además se puede visitar el Museo del Primer Congreso del Partido Comunista Chino, dónde se decidió el futuro de la China moderna.

Otros atractivos de la ciudad en los que el turista deberá detenerse son los Jardines de Yuyuan (que datan del siglo XVI); el Templo del Buda de Jade, que acoge estatuas procedentes de Birmania; o el famoso barrio francés. Como en toda gran ciudad china, no se deben olvidar las compras, siendo la calle Nanjing el mejor lugar pare dedicarse a esta actividad.

Shanghai es la ciudad China con una mayor vocación internacional, prueba de ello son la Expo de 2010 (los edificios más impresionantes se pueden visitar todavía), la organización de eventos internacionales como el Gran Premio de China de Formula 1 o la proxima apertura (prevista para el año 2015) de un parque de atracciones Disney.

Shanghgai portada