Nanjing, la memoria de China

Nanjing es otra de las ciudades en las que mejor se puede entender la historia, tanto antigua como moderna, de China. En dos ocasiones ha cumplido las veces de capital; la última a principios de siglo XX, con el nacimiento de la República, y anteriormente de los siglos XVI al XVII, durante la dinastía Ming, siendo los monumentos y restos de ésta era uno de los principales atractivos de la ciudad.

Pero por desgracia toda visita a la ciudad queda velada por el recuerdo de la Matanza de Nanjig durante la segunda guerra mundial a manos del ejército Japonés. El museo conmemorativo de este trágico episodio -no demasiado conocido fuera de China- es una parada obligada.

También destacan es esta zona las preciosas ciudades de canales, uno de los destinos turísticos favoritos, particularmente Suzhou (ciudad vecina a Shanghai) yZhouzhuang, conocida como la Venecia de China por sus numerosos canales.

Vista de la famosa muralla de la ciudad  

Que hacer en… Nanjing

Rastrear el legado de la dinastía Ming, como la muralla de la ciudad o el Palacio de la Dinastía Celestial

Visitar el salón conmemorativo de la Matanza de Nanjing

Pasear por el templo de Linggu, y subir -andando- los nueve pisos de la Linggu Ta

Ascender la escalera de piedra de 232 metros de altura que lleva hasta el mausoleo de Sun Yat-sen, primer presidente de la República de China.

Zhu Yuanzhang, fundador de la dinastía Ming fue enterrado en Nanjing, y la Tumba Ming Xiaoling, donde descansan sus restos, merece una visita. De enormes dimensiones en sus inicios (la muralla que lo rodeaba tenía 22 km), actualmente el mausoleo ocupa una extensión de 2.000 m² y su construcción es una reproducción en miniatura de la Ciudad Prohibida de Beijing. El conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2003.

El Mausoleo de Sun Yat-Sen constituye todo un lugar de peregrinaje en China y un pintoresco espectáculo para el viajero occidental. Sun, primer presidente de la República, es considerado el padre de la China moderna y venerado por “despertar la conciencia” de sus ciudadanos. El complejo donde residen sus restos ocupa una extensión de 80.000 m², y es necesario ascender casi 400 escalones para llegar hasta la tumba.

Otros lugares famosos son los jardines Xuyuam , de la dinastía Ming; el Palacio de Gobierno; o -más moderno- la Torre Zifeng, segundo edificio más alto de China y cuarto del mundo al finalizar su construcción en 2010.

Nanjing en el cine

La masacre de Nanjing ha sido llevada al cine en numerosas ocasiones. Recientemente, Las flores de la guerra (The Fowers of War, 2011), protagonizada por el actor Christian Bale, se convirtió en de la producción más caras del cine chino. La película narra como un grupo de fugitivos fueron refugiados por un sacerdote occidental. Pese a que fue acusada de ofrecer una visión edulcorada del conflicto, obtuvo buenas críticas.

Quizás la mejor película sobre el tema sea Ciudad de vida o muerte (Nanjing! Nanging!, 2009), rodada por el director chino Lu Chuan. Pese a sus problemas con la censura china, que retrasaron tanto la producción como el estreno, la película logró retratar con acierto la crudeza de la masacre, convirtiéndose en un éxito de taquilla. Ciudad de vida y muerte fue galardonada con la Cocha de Oro del festival de cine de San Sebastián.

   Ciudad de Vida y Muerte

Nanjing