hua san2Hua Shan

¿El sendero más peligroso de China?

Una de las cinco montañas sagradas del taosimo es el monte Hua, sus colinas de granito fueron hace siglos el refugio de los eremitas que buscaban fundirse con el universo, sobreviviendo en la más estoica naturaleza y una frugal dieta de plantas salvajes. Durante siglos, senderos fueron tallados en sus laderas permitiendo -por increíble que parezca- llevar los materiales necesarios para construir los santuarios que aún hoy pueden contemplarse (la Revolución Cultural no consiguió llegar hasta ellos). Así, pasarelas de dudosa consistencia y apenas unos centímetros de anchura invitaban a superar vertiginosos acantilados, escalones esculpidos se encaramaban en paredes casi verticales o desvencijadas cadenas eran el único apoyo para salvar los más descorazonadores obstáculos.

 

Por todo ello, no es de extrañar que Hua Shan sea considerada por muchos como la montaña con el “sendero más peligroso del mundo”, ni que a lo largo de los años ésta haya sido escenario de numeroso accidentes, la mayoría de ellos fatales. Con los años, los accesos han sido puestos al día y se puede practicar senderismo con mayor seguridad. Por suerte, el “encanto” se mantiene vivo y muchos de sus lugares nos son aptos para los viajeros más medrosos o con problemas de vértigo.

 

Los taoistas ha sido casi totalmente reemplazados por turistas más en busca de una foto que de la realización espiritual, pero aún es posible encontrar peregrinos, pues ascender las cimas de las cinco montañas sagradas supone un logro espiritual y un paso hacia la inmortalidad.

hua sanEl pico norte se encuentra a menor altura y es la más accesible de las cinco colinas que componen el monte Hua. Se puede realizar la ascensión de tres maneras: a través del teleférico (que además de caro tiene un contenido espiritual casi nulo), siguiendo a pie la ruta que describe el teleférico, o la opción más recomendable, recorrer los seis kilómetros que llevan a la cima desde el poblado de Huan Shan. Esta última opción nos llevará entre tres y cinco horas, siendo la última parte del recorrido la más memorable, tanto por la dureza física como por las vistas.

 

Sin embargo es el ascenso hasta el pico sur el que ha dado su merecida fama al monte Hua. La llamada Cresta del Dragón Verde describe una ruta conectando el pico norte con el este, el sur y el oeste, un recorrido que pone a prueba la resistencia física y psicológica. Y los más aventureros tendrán que atreverse a recorrerlo de noche, ya que para muchos el atractivo reside en coronar el pico sur al amanecer, de ahí que sea casi tradición iniciar la marcha en torno a las 23:00 horas del día anterior, con todo el romanticismo y misticismo que el riesgo de despeñarse conlleva.

El monte Hua se haya a ciento veinte kilómetros al sur Xi’an, y es accesible por tren y carretera.

Puedes encontrar hoteles en la villa de Hua Shan; también se ofrece alojamiento -muy rudimentario- en las propias colinas del monte. Es recomendable llevar provisiones de comida y ropa apropiada.