Hangzhou, ciudad celestial

Se dice que allá por el siglo XIII, cuando Marco Polo llegó a Hangzhou y admirado por su belleza y elegancia, se refirió a ella como la “ciudad celestial“. Hoy en día, guerras, saqueos y revoluciones han acabado con casi cualquier vestigio de las maravillas que el célebre explorador pudiera haber contemplado, pero no por ello Hangzhou ha dejado de ser una ciudad hermosa y uno de los destinos preferidos por el turismo interior.

 

Que hacer en… Hangzhou

Los atractivos turísticos de Hangzhou se ha desarrollado entorno al Xi Hu, por lo que disfrutar de la ciudad supone disfrutar del lago, y viceversa. Como ejemplo de armonía que es, Xi Hu dará pocas alegrías a los turistas con prisas, por lo que la mejor manera de disfrutar de Hangzhou es dejándose llevar.

Situada en el delta del río Yangtsé, Hangzhou es famosa por su seda, su  y -en especial- el lago Xi Hu. Considerado por los propios chinos como arquetipo de lago, Xi Hu es una visita obligada para la población china: centenares de grupos recorren sus orillas a diario, sin que por ello resulte menos atractivo de visitar. Durante cientos de años, sus tranquilas aguas y los reflejos sobre su superficie han inspirado a poetas y pintores de ocho dinastías. De nuevo Marco Polo escribió que “un viaje por este lago resulta más refrescante y placentero que cualquier otra experiencia en la tierra”.

No es de extrañar, por tanto, que el reflejo de los jardines, rocas y edificios sobre sus aguas recuerden a una acuarela china. Además de los casi obligatorios viajes en barca, varios paseos ofrecen un recorrido por las orillas y el interior del lago, conectando sus principales atracciones; alquilar una bicicleta para recorrerlas puede ser la mejor manera de disfrutar de las vistas a la manera local.

El Templo de Yue Fei -o Yuefeimu- es uno de los principales monumentos situados entorno al lago. En su interior descansan los restos de el general Yue Fei, héroe nacional de la dinastía Song, inventor de una popular arte marcial y venerado por los propios comunistas como ejemplo de lealtad a la patria. Todo un canto al patriotismo que se traduce en un suntuoso edificio en la más pura tradición arquitectónica china.

En el interior del lago encontraremos la Isla de los Pequeños Océanos y la Colina Solitaria (isla de mayor tamaño), donde se encuentra el Museo Provincial de Zhejiang. Otros puntos de interés en las inmediaciones del lago incluyen los Jardines Botánicos de Hangzhou; los jardines de Huagang (famoso por sus peces de colores) la Pagoda Baochu que, situada en las colinas, ofrece la mejor vista sobre Xi Hu.

 
El té del dragón

Otro de los motivos de orgullo de Hangzhou es el té, bebida predilecta de China que en ésta provincia dispone de su propia variedad: el Dragon Well Tea. Toda visita a la ciudad debería incluir una parada en el Museo Nacional del Té y las plantaciones adyacentes.

 
La cueva de Alibaba

Siendo China un país de contrastes no es de extrañar que Hangzhou sea a la vez que un remanso de paz de corte tradicional, un importante centro de desarrollo de la vertiginosa industria tecnológica asiática. Numerosas compañías han elegido este ciudad costera como centro de operaciones, como es el caso del Alibaba Group, gigantesca empresa de ventas por Internet que cuenta con un impresionante edificio en la ciudad.

Hangzhou